¡Bienvenido!

Parroquia de San Julián de los Prados

Acércate y participa Conoce tu parroquia Aquí tienes tu sitio

Actualidad

Segundo Domingo de Cuaresma

Primera lectura

Lectura del libro del Génesis 

Gn 22, 1-2. 9-13. 15-18    

   En aquellos días, Dios puso a prueba a Abrahán.

    Le dijo: «¡Abrahán!».

    Él respondió: «Aquí estoy».

    Dios dijo: 

    «Toma a tu hijo único, al que amas, a Isaac, y vete a la tierra de Moria y ofrécemelo allí en holocausto en uno de los montes que yo te indicaré».

    Cuando llegaron al sitio que le había dicho Dios, Abrahán levantó allí el altar y apiló la leña.

    Entonces Abrahán alargó la mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo.

    Pero el ángel del Señor le gritó desde el cielo: «¡Abrahán, Abrahán!».

    Él contestó: «Aquí estoy».

    El ángel le ordenó:

    «No alargues la mano contra el muchacho ni le hagas nada. Ahora he comprobado que temes a Dios, porque no te has reservado a tu hijo, a tu único hijo».

    Abrahán levantó los ojos y vio un carnero enredado por los cuernos en la maleza. Se acercó, tomó el carnero y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo.

    El ángel del Señor llamó a Abrahán por segunda vez desde el cielo y le dijo: «Juro por mí mismo, oráculo del Señor: por haber hecho esto, por no haberte reservado tu hijo, tu hijo único, te colmaré de bendiciones y multiplicaré a tus descendientes como las estrellas del cielo y como la arena de la playa. Tus descendientes conquistarán las puertas de sus enemigos. Todas las naciones de la tierra se bendecirán con tu descendencia, porque has escuchado mi voz».


Salmo

Sal 115.

    R.  Caminaré en presencia del Señor en el país de los vivos

Segunda lectura 

Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Romanos 

Ro 8, 31b-34

   Hermanos:

    Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?

El que no se reservó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará todo con él? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién condenará? ¿Acaso Cristo Jesús, que murió, más todavía, resucitó y está a la derecha de Dios y que además intercede por nosotros?


Evangelio del día 
Lectura del santo evangelio según San Marcos
Mc 9, 2-10

    “Se transfiguró delante de ellos"

    En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, subió aparte con ellos solos a un monte alto, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo.

    Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús.

    Entonces Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús:

    «Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías».

    No sabía qué decir, pues estaban asustados.

    Se formó una nube que los cubrió y salió una voz de la nube:

    «Este es mi Hijo, el amado; escuchadlo».

    De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos.

    Cuando bajaban del monte, les ordenó que no contasen a nadie lo que habían visto hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos.

    Esto se les quedó grabado y discutían qué quería decir aquello de resucitar de entre los muertos.

Primer Domingo de Cuaresma

Primera lectura

Lectura del libro del Génesis 

Gn 9, 8-15    

    Dios dijo a Noé y a sus hijos:

    «Yo establezco mi alianza con vosotros y con vuestros descendientes, con todos los animales que os acompañan, aves, ganado y fieras con todos los que salieron del arca y ahora viven en la tierra. Establezco, pues, mi alianza con vosotros: el diluvio no volverá a destruir criatura alguna ni habrá otro diluvio que devaste la tierra».

    Y Dios añadió:

    «Esta es la señal de la alianza que establezco con vosotros y con todo lo que vive con vosotros, para todas las generaciones: pondré mi arco en el cielo, como señal de mi alianza con la tierra. Cuando traiga nubes sobre la tierra, aparecerá en las nubes el arco, y recordaré mi alianza con vosotros y con todos los animales, y el diluvio no volverá a destruir a los vivientes».


Salmo

Sal 24.

    R.  Tus sendas, Señor, son misericordia y lealtad para los que guardan tu alianza

Segunda lectura 

Lectura de la primera carta del apóstol San Pedro 

1 Pe 3, 18-22

   Queridos hermanos:

    Cristo sufrió su pasión, de una vez para siempre, por los pecados, el justo por los injustos, para conduciros a Dios.

Muerto en la carne pero verificado en el Espíritu; en el espíritu fue a predicar incluso a los espíritus en prisión, a los desobedientes en otro tiempo, cuando la paciencia de Dios aguardaba, en los días de Noé, a que se construyera el arca, para que unos pocos, es decir, ocho personas, se salvaran por medio del agua.

Aquello era también un símbolo del bautismo que actualmente os está salvando, que no es purificación de una mancha física, sino petición a Dios de una buena conciencia, por la resurrección de Jesucristo, el cual fue al cielo, está sentado a la derecha de Dios y tiene a su disposición ángeles, potestades y poderes.

Evangelio del día 
Lectura del santo evangelio según San Marcos
Mc 1, 12-15

    “Convertíos y creed en el Evangelio"

    En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto.

Se quedó en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás; vivía con las fieras y los ángeles lo servían.

Después de que Juan, fue entregado, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios; decía:
«Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios. Convertíos y creed en el Evangelio».

Afinación necesaria

   
(Compartimos este maravilloso artículo escrito por Sor Miriam, 
dominica del Monasterio de la Santísima Trinidad de Orihuela)



 Los entendidos en el arte musical afirman la suma sensibilidad de los instrumentos para desafinarse. Basta un simple cambio de temperatura para alterar la armonía. Resulta fascinante la cualidad de distinguir si los sonidos están ajustados o no, así como la habilidad para restablecer su preciso tono. Nuestro principal instrumento para interpretar la existencia se cifra en la vida misma. Las coordenadas de tiempo, espacio y relaciones construyen la trama de la trayectoria vital. En cada una de ellas constatamos, una y otra vez, su intensa fragilidad, así como sus enormes posibilidades. 

    Este nuevo itinerario cuaresmal nos lleva al centro del ser y nos invita a la más genuina libertad. Un tiempo que sugiere dejar de lado temas menores y enfocar bien las líneas de fuerza que fundamentan la andadura, a menudo ofuscada por lo relativo, sujeta a inercias estériles o desgastantes. Un espacio de interioridad para identificar lo que estorba la vida, lo que resta coraje, aquello que bloquea la confianza y sostiene el servilismo. Una oportunidad para hilar fino la relación personal, tejer lento las relaciones con los otros, mirar hondo la propia verdad en su pura interpelación. 

    Desplegar el recorrido de la conversión como pregunta que incida en serio en lo concreto, para identificar desde dónde tenemos que regresar y hacia dónde hemos de dirigirnos para avanzar con el corazón despierto, la misericordia a pie de tacto, la escucha atenta como acogida sagrada del que llega o del que está, como sea que llegue o en la situación que se encuentre, asumiendo, eligiendo diría, que nos desinstale de las seguridades y supremacías.

     Seguro que algo habrá que afinar para recordar que Dios no nos considera cenizas, sino fermento y sal. 

Miércoles de Ceniza

Damos comienzo al tiempo de Cuaresma con la celebración del Miércoles de Ceniza.  

A partir de las 19:30 tendremos la celebración de la misa, durante la cual se procederá a la imposición de la ceniza.

¡Os esperamos!

VI Domingo de tiempo ordinario

Primera lectura

Lectura del libro del Levítico 

Lv 13, 1-2. 44-46

    
    El Señor dijo a Moisés y a Aarón:

    «Cuando alguno tenga una inflamación, una erupción o una mancha en la piel, y se le produzca una llaga como de lepra, será llevado ante el sacerdote Aarón, o ante uno de sus hijos sacerdotes.

    Se trata de un leproso: es impuro. El sacerdote lo declarará impuro de lepra en la cabeza.

    El enfermo de lepra andará con la ropa rasgada y la cabellera desgreñada, con la barba tapada y gritando: “¡Impuro, impuro!”. Mientras le dure la afección, seguirá siendo impuro. Es impuro y vivirá solo y tendrá su morada fuera del campamento».


Salmo

Sal 31.

    R.  Tú eres mi refugio, me rodeas de cantos de liberación

Segunda lectura 

Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios 

1 Cor 10, 31 - 11, 1

   Hermanos:

    Ya comáis, ya bebáis o hagáis lo que hagáis, hacedlo todo para gloria de Dios.

    No deis motivo de escándalo ni a judíos, ni a griegos, ni a la Iglesia de Dios; como yo, que procuro contentar en todo a todos, no buscando mi propia ventaja, sino la de la mayoría, para que se salven.

    Sed imitadores míos como yo lo soy de Cristo.

Evangelio del día 
Lectura del santo evangelio según San Marcos
Mc 1, 40-45

    “Quiero: queda limpio"

    En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas:

    «Si quieres, puedes limpiarme».

    Compadecido, extendió la mano y lo tocó diciendo:

    «Quiero: queda limpio».

    La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente:
    
    «No se lo digas a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés, para que les sirva de testimonio».

    Pero cuando se fue, empezó a pregonar bien alto y a divulgar el hecho, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en lugares solitarios; y aun así acudían a él de todas partes.

V Domingo de tiempo ordinario

Primera lectura

Lectura del libro de Job 

Job 7, 1-4. 6-7

    Job habló diciendo:

    «¿No es acaso milicia la vida del hombre sobre la tierra, y sus días como los de un jornalero?; como el esclavo, suspira por la sombra; como el jornalero, aguarda su salario. Mi herencia han sido meses baldíos,
me han asignado noches de fatiga.

    Al acostarme pienso: "¿Cuándo me levantaré?" Se me hace eterna la noche y me harto de dar vueltas hasta el alba. Corren mis días más que la lanzadera, se van consumiendo faltos de esperanza.

    Recuerda que mi vida es un soplo, que mis ojos no verán más la dicha».

Salmo

Sal 146.

    R.  Alabad al Señor, que sana los corazones destrozados

Segunda lectura 

Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios 

1 Cor 9, 16-19. 22-23

   Hermanos:

   El hecho de predicar no es para mí motivo de orgullo.No tengo más remedio y, ¡ay de mí si no anuncio el Evangelio!

    Si yo lo hiciera por mi propio gusto, eso mismo sería mi paga. Pero, si lo hago a pesar mío, es que me han encargado este oficio.

    Entonces, ¿cuál es la paga? Precisamente dar a conocer el Evangelio, anunciándolo de balde, sin usar el derecho que me da la predicación del Evangelio. Porque, siendo libre como soy, me he hecho esclavo de todos para ganar a los más posibles. Me he hecho débil con los débiles, para ganar a los débiles; me he hecho todo para todos, para ganar, sea como sea, a algunos.

    Y todo lo hago por causa del Evangelio, para participar yo también de sus bienes.

Evangelio del día 
Lectura del santo evangelio según San Marcos
Mc 1, 29-39

    “Todo el mundo te busca"

  En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a la casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, e inmediatamente le hablaron de ella. Él se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles.Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar.

    Se levantó de madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se marchó a un lugar solitario y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron en su busca y, al encontrarlo, le dijeron:

    «Todo el mundo te busca».

    Él les responde:
    
    «Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido».

    Así recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios.

horarios e información

Misas

Laborales, sábados y visperas de festivo:

19:30h

Domingos y festivos

11:00h, 12:00h y 13:00h.

Horarios especiales de Navidad aquí

Julio, agosto y septiembre:

Se anula la misa de 12:00h del domingo.

Bautizos:

Segundo y cuarto domingo de cada mes tras la misa de las 13:00

Celebración de Sacramentos

Consulta aquí los criterios para celebrar sacramentos en nuestra parroquia.

Solicitud Certificados

Descarga aquí la solicitud y preséntala en el despacho parroquial con una copia del DNI del solicitante (el trámite puede hacerlo una persona autorizada por el mismo)

Consulta aquí el coste de misas, ofrendas de sacramentos y aranceles

Despacho parroquial

Jueves y viernes

Septiembre a julio: de 18:00 a 19:00h

Julio a agosto: sólo viernes de 20:00 a 21:00h.

Teléfonos: 600 407 333 / 985 28 55 820

Confesión

Todos los días antes de misa, cuando se solicite.

Visitas

Consulta aquí los horarios de visita.

Donativos

Consulta aquí cómo donar a la parroquia

EVANGELIO

Al día siguiente vió venir a Jesus y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: En pos de mí viene un varón que ha pasado delante de mí, porque era primero que yo. Yo no le conocía; mas para que El fuese manifestado a Israel he venido yo, y bautizo en agua.

Evangelio de San Juan

Capítulo 1:29-31

No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque el juicio que vosotros hacéis, se aplicará a vosotros, y la medida que usáis, se usará para vosotros. ¿Por qué ves la pajuela que esta en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que está en tu ojo?

Evangelio de San Mateo

Capítulo 7:1-3

Si, pues, vosotros perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial os perdonará también; pero si vosotros no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestros pecados”.

Evangelio de San Mateo

Capítulo 6:14-15

Y cuando os ponéis de pie para orar, perdonad lo que podáis tener contra alguien, a fin de que también vuestro Padre celestial os perdone vuestros pecados. Si no perdonáis, vuestro Padre que está en los cielos no os perdonará tampoco vuestros pecados.

Evangelio de San Marcos

Capítulo 11:25-26

"Ahora bien, en la Ley, Moisés nos ordenó apedrear a tales mujeres. ¿Y Tú, qué dices?". Esto decían para ponerlo en apuros, para tener de qué acusarlo. Pero Jesús, inclinándose, se puso a escribir en el suelo, con el dedo. Como ellos persistían en su pregunta, se enderezó y les dijo: “Aquel de vosotros que esté sin pecado, tire el primero la piedra contra ella”.

Evangelio de San Juan

Capítulo 8:5-7

985 285 582 / 626 264 860

FORMULARIO DE CONTACTO